La Voz de Almería

La gran familia de las letras

No fue la entrega de los premios Planeta, pero sí supuso un buen primer paso en el camino para asentar este encuentro anual en torno al sector del libro. La primera gala del Gremio de Libreros de Almería, que se celebró el sábado 14 de febrero en el Centro Cultural de Cajamar, en la Casa de las Mariposas, reunió a escritores, ilustradores, editores, distribuidores y otros profesionales de este ámbito. De hecho, no recuerdo otro acto cultural que haya congregado a tantos representantes de la gran familia de las letras almerienses.

Conducido por el presentador de radio y televisión Andrés Caparrós (que aprovechó para reivindicarse también como autor), el acto consistió en la entrega de los Premios Argaria 2014 -unas bonitas copas argáricas fabricadas de forma artesanal en un taller de Granada siguiendo las técnicas de hace 4.000 años- a las mejores publicaciones del año pasado.

En esta edición, los galardones han ido a parar a Carlos Maleno, primer premio en la categoría de Narrativa por Mar de Irlanda (Sloper); Alberto Cerezuela, reconocido en Ensayo, Historia y Tradiciones Almerienses por Almería, secretos y misterios (Círculo Rojo); José Antonio Santano, autor a quien Tiempo gris de cosmos (Nazarí) le ha valido alzarse con el Argaria en la modalidad de Poesía, y Gema Sirvent y Vicente Cruz, ganadores en Infantil por Hugo y el dragón de la noche (Libre Albedrío). Además, se ha otorgado un reconocimiento especial a la distribuidora almeriense Dogma.

Especialmente emotivas resultaron, a mi juicio, las palabras de Maleno y de Sirvent. Él me emocionó al recordar a dos referentes literarios que si bien no formaban parte del palmarés han sido claves en su prosa: Juan Pardo Vidal (La luz de la mesita de noche, Arquímedes está en el tejado) y Miguel Ángel Muñoz (El síndrome Chéjov, Quédate donde estás). No en vano, sus palabras quedaron interrumpidas por un sonoro aplauso. Ella se diferenció por su entusiasmo (no era para menos: Libre Albedrío, su editorial, no lleva en marcha un año y ya recibe distinciones) y naturalidad (minutos antes de la gala, se me acercó nerviosa asegurando que no sabía qué decir y luego deslumbró).

El jurado del Gremio de Libreros de Almería ha estado compuesto por Antonio Duarte (Nobel, Almería), Manuel García Iborra (Sintagma, El Ejido), Isidoro Salvador (Metáfora, Roquetas), Ana Amezcua (Picasso, Almería) y Rodolfo Criado (Espacio Lector Nobel, Vera).

Dos padrinos de excepción
Música tradicional almeriense sirvió de banda sonora a la velada que contó con dos padrinos de excepción: Manuel Pimentel (escritor, editor y expolítico) y Lorenzo Silva (escritor y editor). La crítica literaria y poeta Pilar Quirosa-Cheyrouze (en representación de Julio Alfredo Egea, que se encontraba indispuesto) y la especialista en literatura infantil Violeta Monreal apoyaron asimismo la iniciativa.

Lorenzo Silva cerró la gala con una defensa a ultranza del mundo del libro en la que reivindicó que se persiga de una vez la piratería. Según explicó, en países como Alemania la irrupción del e-book no ha supuesto una merma real de las ventas en papel. Ambos formatos coexisten y apenas se piratea. Una situación que dista mucho de lo que ocurre en España, donde además de esta amenaza una de cada tres personas aseguran y casi presumen de no haber leído un libro en su vida.

Antes de despedirme, me siento obligada a referirme a ciertos comentarios que revelan el descontento de unos pocos autores y editores a causa del olvido de sus títulos en el vídeo resumen de lo que se ha editado en 2014 (tarea ardua teniendo en cuenta que según los datos de la Junta el año pasado se publicaron 1.244 títulos en Almería). También debido al hecho de que esperaban que los segundos premios y las menciones especiales de los Argaria 2014 serían citados y de alguna forma reconocidos en el acto. No he consultado el tema con la organización, pero no tengo ninguna duda de que ambas cuestiones se deben a un descuido o malentendido sin ninguna intención. Quien no hace nunca nada jamás se equivoca, con lo cual creo que debemos quedarnos con lo positivo (que es mucho) y hacer sólo críticas constructivas de lo malo para que la segunda edición de estos galardones brille (aún más) con luz propia. Eso y aprovechar el llamamiento de los libreros del gremio para que otros agentes del sector se unan a esta fascinante aventura.

Page with Comments

  1. Me enteré al día siguiente que estuviste por allí, lástima que no te viese, me habría gustado saludarte.
    La gala estuvo muy bien, y como tú dices, al ser la primera siempre hay cosas por mejorar, pero siempre son pequeñas cosas sin importancia. El año que viene será aún mejor.
    A mí me gustó mucho. Mis compañeras de gala (Mar Saldaña y Sol Ravassa)y yo salimos de allí con el firme propósito de trabajar duro para que en la siguiente edición de los premios seamos nosotros los que los recojamos,je,je.
    Lorenzo Silva, espectacular como siempre…
    Un abrazo. Nos leemos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *