La Voz de Almería

Terror en Los Vélez

Siempre he sentido una especie de fijación por descubrir a los clásicos de la literatura. De hecho, me parecía que faltaban horas al día y días al año para leerlos a todos, aunque alguno de ellos me resultase un soberano tostón. Esta ‘obsesión’ me impedía dedicar tiempo a saborear con calma los textos de autores almerienses, algo que salvo contadas excepciones hacía más como parte de mi trabajo que por pura afición.

El caso es que últimamente me he encontrado con libros tan apetecibles que he decidido integrar las letras almerienses en mi esfera más personal. Mi hallazgo más reciente lleva por título Cuentos macabros y de terror. Esta obra conjuga varios ingredientes súper interesantes. El primero es que es un pequeño homenaje a los relatos de terror y ciencia ficción de Poe y Lovecraft y también a las leyendas de Bécquer. Yo creo que todos, por miedosos que seamos, hemos experimentado curiosidad y hasta cierto deleite sumergiéndonos en este tipo de literatura, sobre todo en la adolescencia, época en que osamos a sentirnos casi inmortales.

El segundo elemento que me ha atraído de esta publicación de la editorial Círculo Rojo es el hecho de que se trata de un libro de relatos y microrrelatos. Un género mal considerado menor que tiene la virtud de que puede leerse a pequeños sorbos y sin seguir un orden establecido. Además, si está bien cultivado -como es el caso-, es capaz de envolverte en una historia en pocas líneas. Más por lo que evoca que por lo que dice.

Antonio-Cruz-Romero-con-un-ejemplar-de-su-publicacion-en-el-centro-de-Almeria-_G

El tercer ingrediente tiene que ver con el origen del autor del volumen, Antonio Cruz Romero. Un maestro y traductor literario de María que ha decidido ambientar estos Cuentos macabros y de terror en su comarca de Los Vélez. No sé si conocéis esa zona, pero dudo que haya otra en Almería más idónea para ser escenario de estas historias lúgubres. Los inviernos velezanos, cuando la noche cae poco después de comer y apenas se ve un alma por la calle, darían para varias novelas de este género.

En este momento llevo la obra más o menos hacia la mitad y he de decir que ha despertado en mí el interés por revisitar a Poe y a Bécquer y hasta me ha provocado alguna pesadilla. Y sí, la recomiendo encarecidamente, otra cosa es que haya trasladado mis lecturas hasta el sofá y ahora las realice a plena luz del día. Sólo por si acaso algún personaje estima oportuno dar el salto a la realidad y encuentra mi mesa de noche muy a mano…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *